Yamile Delgado de Smith

Yamile Delgado de Smith
Yamile Delgado de Smith

Semblanza curricular de Yamile Delgado de Smith

Yamile Delgado de Smith es venezolana y directora de #ManosQueSuman cuyos esfuerzos están dirigidos a potenciar las competencias formativas y de liderazgo. Ingresó a la Universidad de Carabobo en el año 1988 y es profesora en el escalafón Titular, desde el año 2003. Post-doctorada en Ciencias de la Educación. Doctora en Ciencias Sociales, Mención Estudios del Trabajo. Magister en Administración del Trabajo y Relaciones Laborales. Especialista en Docencia. Su experiencia profesional fue en la industria petrolera, Corpoven Refinería El Palito. Se dedicó a labores de consultaría para la industria petroleras y empresas privadas en Venezuela. Ha sido becaria en la Universidad de Carabobo, Universidad de Ohio, Estados Unidos; en la Organización Internacional del Trabajo; Universidad Castilla La Mancha, España; Universidad de Bolonia, Italia, y Universidad de Delhi, Nueva Delhi, India. Tiene más de 80 publicaciones en revistas y libros relacionados con investigación, temas de género, gestión de recursos humanos, liderazgo, actores y migración. Ha presentado resultados de sus investigaciones en América, Asia, Oceanía, Europa Occidental y Oriental. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores desde el año 2000 y actualmente ocupa el de mayor nivel, PEII nivel C. Premio honorífico de su promoción en la que ocupó el primer lugar. Premio a la excelencia académica, en su Primera Clase, de la primera cohorte del Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad de Carabobo. Ocupó el 2do lugar en el Premio Nacional de Ciencias Sociales de Venezuela convocado por el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico en el año 2010. Condecorada con la Orden Francisco Triana, primera clase, por la Universidad de Carabobo en el año 2015. Fue Directora de Investigación y Producción Intelectual; Directora de la Escuela de Relaciones Industriales; Directora de Postgrado y Jefe del departamento de gestión de la investigación de la Facultad de Ciencias Económicas. En la región carabobeña se desempeñó en la Secretaría de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC). Actualmente es Coordinadora del Doctorado en Ciencias Sociales, Mención Estudios del Trabajo; Coordinadora del Grupo de Investigación en Género (GIG); Editora de Observatorio Laboral Revista Venezolana. Y, de la serie arbitrada Mujeres en el Mundo de la Universidad de Carabobo, Venezuela. Correo electrónico: yamilesmith@gmail.com y teléfono: 0414- 4356801

ORCID iD iconorcid.org/0000-0001-6297-4554

Páginas vistas en total

Archivo del blog

viernes, 1 de noviembre de 2019

La casa de adobe



Fragmentos de los Secretos de la Casa de Adobe, escrito por Yamile Delgado de Smith EN: Mujeres en el Mundo: Multiculturalismo, Violencia, Trabajo, Literatura y Movimientos Sociales
ISBN: 978-980-12-4591-9

La casa de adobe
Santa Rosa era el nombre de la casa donde pasé buena parte de mi vida. Mi abuela le colocó el nombre del pueblo previendo que si llegaba la epidemia de olvido pudiéramos recordar este nombre. Ahora que he vivido centenares de años, me doy cuenta que fue una tontería colocar el nombre de Santa Rosa a la casa, para así recordar el nombre del pueblo: olvido es olvido… con la suerte que nunca llegó esta epidemia al pueblo.
La casa donde pasé los primeros centenares de años era una casa de adobe, de bloques de barro secados al sol y con un rico olor a tierra mojada. Era muy grande, llena de pasillos y pasadizos secretos. La primera habitación era de mi abuela Melania,y ésta se comunicaba a través de una puerta secreta con la habitación de la tía Yoli. Luego de esta habitación venían otras: en una dormían los huéspedes de paso, y en la otra, mi abuela Melania guardaba sus recuerdos en una vitrina. Esta habitación me gustaba mucho porque estaba llena de la ropa que mi abuela vendía a las damas del pueblo de Santa Rosa. Había una habitación multiuso que se utilizaba para hacer las tareas y jugar en los ratos libres. Mis hermanos, primos y yo, pasamos en la infancia mucho tiempo allí. En ocasiones durante la semana porque nuestros padres trabajaban y nos dejaban con la abuela y la tía Yoli, pero también, muchos fines de semanas y recesos de clases. En fin, pasábamos allí mucho tiempo haciendo las tareas del colegio y jugando a las escondidas con los fantasmas. Al final de la casa estaba la cocina. Era un lugar con todos los tamaños
de ollas, tazas, platos y cucharas. Todo lo que pueda necesitar una cocinera estaba disponible, incluyendo artefactos artesanales que elaboraba la tía Yoli para hacer sus comidas. La cocina último modelo, era un regalo de mamá mandada a realizar con la paga que recibía por ser maestra de varias escuelas.
Era grande y espaciosa; colgaban de las paredes ollas y una platera con todos los tamaños de platos. En una pared colgaba un plato con un retrato de mi abuelo Fermín, muerto con apenas 113 años. Él era, seguramente, el primero en comer; aunque ello lo hacía desde la dimensión reservada.
Al final de la casa estaban los baños junto al patio lleno de plantas y flores; la jaula de pájaros tenía una codorniz que no hacia otra cosa que poner huevos. También en el patio (solar como le llamaba la abuela) estaba Canito, un perro que cuidaba a todos los de la casa y quien mantenía buena relación con los muertos en pena que merodeaban.
El mango, un árbol de frutas, era la compañía de Canito (el perro). Lo sembraron cuando yo ni siquiera pensaba nacer, y creció tanto que atravesó el techo abriendo un inmenso hueco por donde pasaba el agua cuando llovía.
Las casas en Santa Rosa solían tener un patio interno. El de mi abuela estaba lleno de helechos y flores que se disfrutaban desde toda la casa rodeada de pasillos. El patio interno daba a los cuartos y un recibo que tenía muebles de tela color púrpura y madera negra. La abuela los cuidaba como si se tratara de una herencia de los zares de la familia Romanov o de la dinastía Ming. Cuidaba los muebles por ser éstos el último regalo que su difunto esposo le dio en vida. Junto al recibo estaba la mecedora en donde mi abuela, Doña Melania, pasaba buena parte de su tiempo, y allí estaba yo haciéndole compañía ese domingo.