Yamile Delgado de Smith

Yamile Delgado de Smith
Yamile Delgado de Smith

Semblanza curricular de Yamile Delgado de Smith

Es venezolana. Profesora en el escalafón Titular, desde el año 2003, de la Universidad de Carabobo. Post-doctorada en Ciencias de la Educación. Doctora en Ciencias Sociales, Mención Estudios del trabajo. Magister en Administración del Trabajo y Especialista en Docencia para la educación superior. Su experiencia profesional fue en la industria petrolera, Corpoven Refinería El Palito. Se dedicó a labores de consultaría para la industria petrolera y empresas privadas en Venezuela. Y Actualmente, realiza labores de asesoría a través de proyectos de investigación.

Ha sido becaria en la Universidad de Carabobo, Universidad de Ohio, Estados Unidos; en la Organización Internacional del Trabajo; Universidad Castilla La Mancha, España; Universidad de Bolonia, Italia, y Universidad de Delhi, Nueva Delhi, India. Tiene más de 80 publicaciones en revistas y libros relacionados con investigación, temas de Gestión de Recursos Humanos en Venezuela, Liderazgo, actores, migración y género. Ha presentado resultados de sus investigaciones en América, Asia, Oceanía, Europa Occidental y Oriental. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores desde el año 2000 en el Programa de Promoción al Investigador (PPI), actualmente PEII nivel C. Premio honorífico de su promoción en la que ocupó el primer lugar. Premio a la excelencia académica, en su Primera Clase, de la primera cohorte del Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad de Carabobo. Ocupó el 2do lugar en el Premio Nacional de Ciencias Sociales de Venezuela convocado por el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico en el año 2010. Profesora invitada en universidades de Venezuela, América Latina y Europa. Condecorada con la Orden Francisco Triana, primera clase, por la Universidad de Carabobo en el año 2015.

Fue jefe del Departamento de Proyectos de Investigación de la Escuela de Relaciones Industriales; Directora de Investigación y Producción Intelectual; Directora de la Escuela de Relaciones Industriales de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, campus Bárbula. Para la región Carabobeña y de Cojedes fue secretaria de la Asociación Venezolana para el Avance de la Ciencia (AsoVAC). Actualmente, es directora de Postgrado de la facultad de Ciencias Económicas y Sociales; Coordinadora del Doctorado en Ciencias Sociales, Mención Estudios del Trabajo. Coordinadora del Grupo de Investigación en Género (GIG) y la línea de investigación actores laborales de LAINET. Editora de Observatorio Laboral Revista Venezolana. Y, de la serie arbitrada Mujeres en el Mundo de la Universidad de Carabobo, Venezuela.

Publicaciones recientes versan sobre migración, género y violencia.

Correo: yamilesmith@gmail.com

Páginas vistas en total

Archivo del blog

miércoles, 7 de septiembre de 2011

La tríada autoridad, poder e influencia

Autoras: Yamile Delgado de Smith y Alicia Silva Silva
LIDERAZGO, EQUIPOS Y TOMA DE DECISIONES. Un análisis teórico sobre las organizaciones

ISBN: 978-980-12.2550-8
Depósito Legal: If041200765811869
Primera Edición
Ediciones Mina, Valencia.
Año 2007
AUTORIDAD
Es la facultad de poder imponer obediencia. La autoridad puede expresarse de muchas formas. Existen variaciones legales, militares, familiares y organizativas en cuanto a reglas, sanciones y símbolos de autoridad. La toga del juez, el bastón del general o la gran mesa del director de una empresa son imágenes bien conocidas que transmiten el mensaje de que la autoridad es el poder legítimo.
Max Weber distinguía tres tipos fundamentales de autoridad: tradicional, racional-legal y carismática. En el primer caso, las fuentes tradicionales cuando alcanzan rango de ley dan lugar normalmente al derecho consuetudinario. La autoridad tradicional se basa en el principio de la costumbre y suele reflejarse en instituciones políticas con cargos hereditarios. Puesto que quienes ostentan la autoridad están legitimados por la fuerza de la costumbre, los cambios sólo pueden producirse si una porción de la población los desea.
El segundo caso (la autoridad racional-legal) está basado en el derecho positivo. Es característica del derecho civil o administrativo, destinado por lo general a restituir una condición o relación alterada más que a vengar o castigar. Refleja un reparto complejo de trabajo político-administrativo y se basa en el principio de legalidad, que supone la regulación de las relaciones de autoridad por medio de leyes confeccionadas de forma racional.
El tercer caso (la autoridad carismática) suele ser residual. Aquí, un dirigente se presenta como guía o representante de la revelación divina. El caso típico es Jesucristo. El Vaticano, el papa, los cardenales y los obispos son ejemplos de carisma rutinario de la sucesión apostólica. Weber indicó que la autoridad carismática, con el tiempo, tiende a convertirse en autoridad tradicional.
Esto permite identificar determinadas instituciones de autoridad como la Iglesia, la monarquía o el Consejo de Ministros, que se apoyan en una combinación de los tres tipos de autoridad citados por Weber. Casi por definición ciertas formas de autoridad familiar, como el patriarcado o el matriarcado, están basadas en la tradición, aunque también intentan apropiarse del valor añadido de fuentes racional-legales. La fuerza de la policía o de la hacienda pública tiende a ser racional-legal, mientras que el capitán del equipo de fútbol, el líder político, el predicador evangélico o el empresario innovador tienen autoridad carismática.
La autoridad difiere del poder en que no es una fuerza sin más, sino que va revestida de una combinación de los tres tipos de valores citados anteriormente. Además, la autoridad es conferida de algún modo por el pueblo, mientras que el poder es ejercido por los dirigentes, a veces en condiciones de coerción física. La autoridad de un rey puede encontrarse a sólo un paso del usurpador o de quien no hacía mucho era considerado un terrorista. Siempre se tiende a establecer una rutina y a santificar el poder y convertirlo en la autoridad a fuerza de ritual, y ceremonia.
La autoridad es el poder legítimo. Es el crédito y fe que se otorga a una persona. Es una persona revestida de poder, mando o magistratura. Es la facultad para mandar y tomar decisiones de obligatorio cumplimiento.
Señala Gibson (2001: 284), que la autoridad es el poder formal que tiene una persona por su posición jerárquica en la organización. Las instrucciones u órdenes de un gerente en una posición de autoridad son seguidas porque deben ser regidas. Esto es, las personas en posiciones superiores tienen autoridad legal sobre los subordinados en posiciones más bajas.
PODER
•   Es la capacidad de un individuo o persona de persuadir, convencer, manejar y dirigir una o varias personas para que cumplan una función específica, o tarea asignada.
•   Tener poder significa tener recursos, pero éstos tienen valor para satisfacer necesidades. Necesita la existencia mínima de dos personas-autorización en virtud de la cual una persona ejerce en nombre de otra los actos jurídicos que ésta le encargue.
•   Ejercer el poder denota habilidad para castigar o recompensar sin autoridad. Capacidad de afectar al comportamiento de otras personas, con o sin su consentimiento.
RESEÑAS SOBRE EL PODER
Apunta Bateman (1999:437), el poder es central para el liderazgo efectivo, la capacidad para influir sobre otras personas. En las organizaciones esto significa la capacidad de hacer que ocurran las cosas o lograr las metas propias a pesar de la resistencia de otros.
Enfatiza Robbins (1996:396), que el poder se refiere a la capacidad que “A” tiene de influir en el comportamiento de “B”, de modo que “B” actúe de acuerdo con los deseos de “A”. Esta definición implica un potencial que no necesita realizarse para ser eficaz y una relación de dependencia. El poder puede existir, aunque sin ser ejercido. Es por tanto, una capacidad o potencial. Uno puede tener poder pero no imponerlo. Probablemente, el aspecto más importante del poder es que es una función de dependencia. Mientras más grande sea la dependencia de “B” respecto de “A”, más grande es el poder de “A” en la relación. La dependencia, a su vez, se basa en las alternativas que “B” percibe y la importancia que “B” dé a la(s) alternativa(s) que “A” controla.
Reflexiona Chiavenato (2003:153), que el poder es el potencial de influencia que una persona tiene sobre otra u otros que puede o no ser ejercido: es la capacidad de ejercer influencia aunque ésta no se ejerza en realidad.
Destaca Gibson (2001:283), que el estudio del poder y sus efectos es importante para comprender cómo operan las organizaciones. Cada interacción y cada relación social en una organización implica un ejercicio de poder. La manera cómo se controla a las subunidades y a los individuos está relacionada con el tema de poder. En un entorno organizacional, el poder es simplemente la habilidad de hacer que los otros hagan lo que uno quiere que ellos hagan.
Sostiene Jiménez (2006:72),  que el poder de un líder también emana del control del medio que los otros miembros del grupo desean o necesitan para satisfacer alguna necesidad. El  liderazgo inevitablemente requiere del uso del poder para influir en los pensamientos y en las acciones de otras personas.
Como se puede evidenciar el poder es el dominio, imperio, facultad y jurisdicción de la que dispone el individuo para mandar o ejecutar; capacidad de imponer la propia voluntad sobre los otros. El término, solo o acompañado, adquiere distintos significados en el ámbito jurídico.
INFLUENCIA
La Influencia se define como: La habilidad para hacer que otro haga algo, sin usar poder ni autoridad. En palabras de Lussier (2002:7), es el proceso en el que el líder comunica sus ideas, sus seguidores las aceptan y se sienten motivados para respaldarlas y efectuar el cambio. La influencia es parte medular del liderazgo.
La Influencia se define como: La habilidad para hacer que otro haga algo, sin usar poder ni autoridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario